poeimages

18:33 Edit This 0 Comments »

18:10 Edit This 0 Comments »

textículos varios, 2008

9:02 Edit This 0 Comments »
El Resplandor II

Es la segunda parte. Lo brillante sólo aparece al principio. Los protagonistas no superan a los de la uno. El final es abierto como el de los filmes independientes. Lo que se rescata es el resplandor. El Resplandor.

Alteración

Algunos productos son susceptibles a cambios bruscos, tanto, que de una fea criatura, puede aparecer otra que vuele y hasta es posible que tenga colores graciosos. Alguien habló de metamorfosis hace tiempo y el psicoanálisis lo tomó para el lado de los tomates.




En diferido

Lo que ha pasado, sencillamente, queda atrás. Adelante pasan cosas que pasarán también, y que las veremos atrás en otro momento.
Sucede que cuando marcamos un trazo en el aire (sin puntos de apoyo, sin bisectrices ni horizontes), no sabemos dónde comenzó y dónde terminará.
Un ave pasa y aletea, se lleva parte del trazo a otra parte, que tampoco vemos.

Espíritu indómito

Hace tiempo, antes de la aproximación de una catástrofe, esta se anunciaba con indicios.
Los cambios históricos también se anticipaban, con otros tambores…
Un grupo de románticos gritaron una vez “sturm und drang” y estallaron las palabras hasta hacerse añicos entre sí.

Express yourself

Madonna insistía con esto y las demás chicas se quedaron sin tintura.
Un camión de cruces esmaltadas iba directo al matadero.
Así es como suceden las revoluciones.


Es la ambición lo que suele llevar a la muerte…

No sólo a la muerte, parece ser que los ambiciosos tienen esa mística fuerza sobrenatural para convertirse en inmortales…en fantasmas eternos de la historia. Tanta sangre libada no puede ser otra cosa sino el motor de estos seres oscuramente atractivos. Se condensan en ellos los siete pecados capitales, primando la gula por sobre la lujuria, la soberbia por sobre la pereza. Dichos, dichos, dichos…


Historia de amor entre piedras

Es tal vez el río que viene bajando. Esta vez la montaña se va vengando de a poco. Las piedras se vuelven sensibles al mínimo contacto y las aguas turbulentas, aunque tímidas, pretenden romper las orillas hasta desgajarlas en arena. De vez en cuando la tierra emite el rugido desgarrador y necesita de la violencia del elemento que la vuelve un dócil camino.

Forastero inside

Se va a morir a otra parte porque no lo quieren. Dice que no lo escuchan cuando habla. Le preguntan qué tiene, qué hay escondido en su alma de caminante. El extraño no responde, no entiende el idioma, se ofusca y sólo decide irse.

La enfermedad

Más de lo mismo y otra vez la misma cantilena. Ya te lo dije mil veces. No hay remedio ni cura para tanta desazón. Es como la mezquindad del avaro, o como el torniquete de antaño. No hay remedio ni cura para tanta obsesión. Sólo esperar sentado a que vuelva a llover y se borren las huellas.

un adelanto de "Mixer", libro inédito

8:59 Edit This 0 Comments »
El efecto mariposa (o Para de llorar)

Mil vidas en un corto plazo. Mil hechos y una sola persona. ¿Quién quiere un diario íntimo? ¡Que lo diga ya!


Okupas (o una Excursión a los indios ranqueles)

Mi profesión de bombero me enseñó, con los años, que cuando hay un gran fuego la solución es prender otro fuego grande, para aplacar al primero. Esa filosofía del bombero también es aplicable a la vida ordinaria y se llama “fuego contra fuego”.

algunos poemas de mi libro de poemas "decir", 2008

8:55 Edit This 0 Comments »
666. Poema novelar

“Acaso en el infierno los réprobos no son siempre felices”
El Duelo, Borges.
“Es que ya no se puede…”
El código superó la posibilidad
de lo concreto.
Detrás de la pintura
sólo hay un lienzo,
un lienzo,
un lienzo negro:
ausencia de color.
La bestia
nació tras bambalinas
y está entre nosotros.


Dipsomanía

La velocidad atormenta
mis sentidos al mango…
un tango revoleándome
lo poco que pueden conectar
las terminales nerviosas.
Cerebro que escapa
en pequeñas burbujas
(doradas)
mentiras banales
de un tiempo recortado…
[el espacio]
espacio
que no existe en una baldosa.
Qué probable es
que el agujero negro
(del que hablan)
se haya tomado
hasta la última gota de cordura.
La cuántica resume el sentimiento:
no existe.


Tatoo & Stigmata

Los estigmas
no lastiman
ni la dermis
de una piel sintética…
A menos que
existan
tatuadores
que logren
estigmatizar tu ser.



Cuore 1

Marchito por dolor,
corazón maniático,
enloquecido por la furia.
Y aún si la mente se me vuela
como pájaro,
llena de humo gris
y polvillo blanco,
el silencio del alma
y el vacío de la noche llegan juntos.
Luego de la vida eterna…
la nada.
Pero tu imagen
perdura intacta,
de piedra erosionada,
igual que el tiempo en otras eras.


Licuación

Las palabras
me caen como lluvia
sobre mi árida piel
necesitan anidar
afincarse
y procrear
nuevos suplicios.

El agua corre
inevitable
y murmura
sobre la agónica
caída libre…

Vuelven las palabras
a sus nubes
y esperan
su próxima ocasión
de ser
vistas.


El jazz

El maldito jazz
el eterno y lujurioso
el vano e imposible
sueño de hacer valer
cada nota
en un pentagrama
ilusorio.

Tríptico fatuo (inédito)

8:14 Edit This 0 Comments »
I. Condensación

Al final, era lo que tenía que pasar: dejar la gran carrera y a ellos, sobre todo. Ni su ropa, ni su bolso son suyos. ¿Acaso fumaría? Todo está allá, adelante, adonde piensa irse, la mirada perdida pero con atisbos de esperanza. La hace sentir nueva, joven, ingenua otra vez. Igual nadie va a reconocerla, ni son sus ropas, ni su bolso, ni su pelo siquiera: sólo la mirada que siempre tuvo. Mirada que miraba más allá de lo posible, con la expresión lánguida de aceptación. Ruega poder explicar la huida. Ellos, nada de detenciones. Incluso fueron los que financiaron su metamorfosis forzosa, a fin de no ser reconocida nunca más. ¿Era realmente huir?, ¿era simplemente otro de sus montajes?, ¿a quién engañaría esta vez? Aún con disfraces, lo otro se ve, se huele, se percibe, traspasa trapos y distancias. Acaso en el futuro yo era como ella.

II. Recapitulación

Tenía que pasar. Ni su ropa, ni su bolso. La mirada perdida: nadie va a reconocerla más allá de lo posible con la expresión lánguida de aceptación. Huida-Metamorfosis forzosa. “Montajes”. Disfraces, pero lo otro se ve, se huele, se percibe, traspasa trapos y distancias.

III. Epílogo: La Huida

Debía pasar: ni sus ropas, ni su bolso. Sólo la mirada perdida, ¿más allá de lo posible? La expresión lánguida anunció la metamorfosis: -“Montaje”- Disfraz.

Poemas de mi 2º libro "Escrito al margen", Jujuy, 2006

8:00 Edit This 0 Comments »

I
Inefables y recurrentes
son los murmullos,
los aplazos, las muertes
que carga el vivir.
Insignia que lleva el héroe
que no lucha
que no bebe su sangre
ni aún sus heridas de guerra.


II
En el camino hacia la nada
varios encuentran algo
que les es ajeno y hasta caro.
Nadie se queja
todos siguen su vía:
con o sin música
deambulan en la oscuridad.


III
"dichoso el árbol
que es apenas sensitivo”
Rubén Darío

Agonía, pálpitos desamparados
infinidad de soledad
sembrada por aquí,
donde vistes los trajes de la miseria
y robas a tu rebaño
la sonrisa del estúpido.
Agonía es lo que sientes
cuando callas al ser.
No muestras el instinto
salvador.
¡Qué agonía, qué agonía
la mía!


IV
En los ojos hay rimas
de notas caídas del pentagrama,
cuando aman
tocan melodías que
los violines añoran
en sus discursos
febriles de fiesta,
cuando aman
lloran y suplican
el canto y
la propia muerte.



V
Infierno es la clave de tu suplicio,
arrastras las cadenas del amor
como si fueran tu cruz de hierro,
interpretas como nadie el grito del lobo
-aún con temor
te revuelcas en el fango inútil
y coartas la muerte joven
para tu estocada siniestra y advenediza.
Reprochas la sangrienta crueldad
con la que ríen los demás
y sospechas bajo el manto negro
cuantas locuras puedan suceder.
Pero estás y sientes en tu pecho
un latir apesadumbrado y lento.
Pero quieres y odias
y estás en pie y no mueres…
Y claramente piensas
que esa es tu lucha hacia el pasaje.


VI
Añoras todo
lo que sale de su boca,
enhiesta y turbia,
grieta que irradia
la emoción de la morbosidad,
y en los atavíos del camino
suele recoger las notas
de lo mundano
para transformarlas
en belleza
pura belleza.


VII
Mar de sombra:
cuánto puede oscurecer en el llano
hasta dejar sordos a los inhumanos
y callar al mortal…


VIII
Imagen congelada:
casi una atiborrada muestra del sentir del pesar
todos tus cadáveres reposan tiesos
en el agua azul
junto a sus alas.